TDAH

TDAHLas siglas TDA o TDAH corresponden al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Se trata del trastorno más importante dentro de la psiquiatría y / o psicopatología infantil, el más frecuente.

Los padres del niño con TDA nos explican que es un niño que parece no escuchar cuando se le habla directamente, que parece que sueña despierto, que le cuesta ponerse en marcha y que a menudo se olvida o pierde las cosas. En el aula puede ser pasivo y pasar desapercibido, y no aprende al ritmo de los demás. No anota los deberes en la agenda, se olvida de entregar tareas o lo hace con retraso; y cuando los entrega suelen estar incompletas. Evita hacer tareas que le requieren un esfuerzo mental sostenido. La presentación de las tareas es descuidada, olvida poner el nombre y la fecha,… y tiene dificultad en planificar sus tareas. Cuando contesta exámenes lo hace de manera desorganizada o en espacios equivocados, también pasa con ejercicios. El niño desatento a menudo se confunde con un niño poco inteligente aunque no sea así. Se le define habitualmente como vago o dicen de él que está desmotivado. Es frecuente que termine sentado en las filas de atrás en clase y que nadie espere “más de él o de ella”.

El niño TDAH puede presentar las características del TDA junto con inquietud nerviosa. Es aquel que no para, que mueve manos y pies en exceso, se balancea y se levanta a menudo de la silla. Suele interrumpir conversaciones y actividades, y suele meterse en el juego de los demás sin hacer ruido. Responde de manera precipitada y antes de que termine la pregunta. Tiene dificultades para dedicarse a tareas o juegos que sean tranquilos y habla sin límites. El comportamiento de este niño resulta molesto y cansa; y muchas veces preocupa por manifestaciones agresivas.

Cuando estos síntomas aparecen con mucha frecuencia y, comparando con otros niños de la misma edad (o adolescentes), la convivencia en casa está alterada, en la escuela los resultados no son óptimos y los profesores alertan del comportamiento, podemos sospechar que hay un TDAH.

¿Qué pueden hacer los padres?

Es importante, en primer lugar un diagnóstico acertado. Una vez sabemos lo que le pasa a nuestro hijo, es fundamental ayudarle.

En Centro Terapéutico Rossellón entendemos que gran parte de la buena evolución de un niño con TDAH viene dada por la colaboración con los padres en la terapia.

 ¿Terapia psicológica?

En la mejora del niño es especialmente importante que se adapten espacios, itinerarios, actividades, horarios y profesorado a sus necesidades específicas. Sólo con medicación es imposible!

Los niños con TDAH experimentan muchas dificultades para concentrarse y prestar atención; aburren fácilmente y no terminan sus actividades correctamente. Esto hace que su rendimiento en clase sea menor de lo esperado en cuanto a su capacidad intelectual. El trabajo terapéutico en este sentido es fundamental, para evitar dificultades escolares y mejorar conducta.

El niño con TDAH no puede dejar de serlo, dado que no se puede hacer que desaparezcan las causas de su trastorno. Sin embargo, es posible mitigar o eliminar las consecuencias negativas o síntomas que produce este trastorno y así el niño mejorará su adaptación al entorno familiar, escolar y social.

Un buen tratamiento, aplicado desde muy pronto, puede evitar los déficits en las capacidades afectadas y en el proceso de aprendizaje, que interfieren en la maduración del niño. En la mayor parte de los casos, dependiendo del tiempo de evolución del trastorno sin tratamiento, se pueden evitar las limitaciones en el rendimiento escolar, en la alteración de la conducta, en el desarrollo de la competencia social, etc.

El adolescente con TDAH que no reciba tratamiento durante la infancia tendrá unos síntomas más marcados con el tiempo y suele mostrar otras alteraciones asociadas, como: dificultad para asumir responsabilidades, aumento de rebeldía, inconstancia en el trabajo, abandono de estudios, irritabilidad, etc.

¿Cómo lo hacemos en Centro Terapéutico Rossellón?

Terapia psicológica individual

En Centro Terapéutico Rossellón se trabaja en terapia individual con el niño, el entrenamiento autoinstruccional, los hábitos de estudio, la planificación y el seguimiento de un método de estudio adecuado para apoyar el área académica. Se fomenta una autoestima saludable, y la práctica de estrategias de autocontrol y habilidades sociales que facilitan las relaciones interpersonales. Se realizan técnicas de estimulación cognitiva cuando ello es necesario.

Terapia psicológica grupal

Un refuerzo dentro de la terapia individual es el trabajo en pequeño grupo.

En Centro Terapéutico Rossellón vemos como un gran apoyo en la evolución son las terapias grupales con niños de edad similar y dificultades también similares.

Terapia familiar 

Se realiza terapia familiar orientada a formar a los padres en técnicas de modificación de conducta eficaces en el control del comportamiento del niño, y en ayudar al niño a generalizar las técnicas aprendidas en consulta. Se realiza coordinación con maestros u otros profesionales implicados en la tarea educativa del niño.

Tratamiento farmacológico 

En algunos casos es conveniente complementar el tratamiento psicológico con un tratamiento farmacológico. El equipo de psicólogos de Centro Terapéutico Rossellón trabaja coordinadamente con el psiquiatra que atienda al paciente cuando esto es necesario y así alcanzar los objetivos terapéuticos definidos.