Psicología

psicologiaA lo largo de nuestra vida nos podemos encontrar ante situaciones difíciles que nos ponen a prueba tanto a nivel personal como laboral y familiar. Y a veces, solos no podemos seguir adelante.

Cuando hay afectación que nos condiciona en nuestra vida, cuando hay síntomas de malestar, debemos pedir ayuda.

Salir de las situaciones complicadas, mejorar malestar con la ayuda de un profesional es más fácil.

En Centro Terapéutico Rossellón sabemos que no hay recetas mágicas para solucionar todos los problemas pero podemos ayudar a encontrar la salida y este es nuestro objetivo prioritario.

¿A quién va dirigida una atención psicológica?

Atendemos a la persona o personas directa o indirectamente implicadas: niños, adultos, parejas, familiares. En muchos casos quien asiste a nuestra consulta no es quien tiene el problema, sino que lo siente, y es a esa persona, a la que podemos ayudar para que la situación mejore. Quien sufre es quien debe ser atendido.

¿Cómo trabajamos?

Desarrollamos nuestro trabajo dentro de la línea cognitivo-conductual, que se centra en la búsqueda de soluciones aprovechando las competencias y capacidades de cada persona dentro de la reflexión consciente y razonada.

A partir de un análisis individual y personalizado, elaboramos un diagnóstico y diseñamos el enfoque del tratamiento para cada caso.

Asesoramos cuando no hay patología.

¿Cuál es la finalidad de una terapia o de un asesoramiento psicológico?

– Nuestro objetivo es acabar con el malestar emocional del paciente y crear herramientas personales que nos puedan ayudar en el presente y en el futuro, a partir de las competencias y capacidades de cada uno.

– Intentar guiar un proceso de reflexión a partir del conflicto vital, con el fin de resolver desde la raíz para poder mejorar la manera de afrontar las actuales y otras situaciones futuras.

– Acompañar a la persona en este proceso y ayudar a ver el problema desde todas las perspectivas, aceptar realidades, reinterpretar y buscar recursos internos para poder abordar la situación en la que se encuentra.

– Ayudar al paciente a conocer, desde una visión periférica, como funcionamos con nosotros mismos y con los que nos rodean, entienden como interpretamos a los demás y cómo nos influyen estos y nuestras acciones. Readaptarse con un nuevo modelo de funcionamiento de vida.