Trastorno Bipolar

Trastorn bipolar¿Qué es un Trastorno Bipolar?

El Trastorno Bipolar es una enfermedad que afecta a más de 140 millones de personas en todo el mundo según los últimos estudios presentados en el XVI Congreso Mundial de Psiquiatría celebrado el 14 de septiembre 2014 El Trastorno Bipolar es una disfunción de los mecanismos cerebrales que controlan el estado de ánimo. Por eso esta patología es conocida como la enfermedad de las emociones y se caracteriza por la presencia de cambios de humor pronunciados y frecuentes, yendo de fases de depresión en fases de euforia o elevación de la actividad que afectan de manera importante la calidad de vida de los que lo padecen.

Es una enfermedad que a menudo se confunde con la depresión.

¿Síntomas?

El Trastorno Bipolar suele iniciarse con un una época de depresión y luego aparece la fase de euforia o de exceso de actividad (conocida como fase de manía). Aunque este es el patrón más habitual, no siempre es así. Se diferencian varios tipos de Trastorno Bipolar en función de la frecuencia, de la duración y de la existencia de un tipo predominante de síntomas.

En la fase de manía (euforia) aparecen 3 o más de los siguientes síntomas:

– Excesiva autoestima o grandiosidad.

– Disminución de la necesidad de dormir.

– Necesidad de comunicación. El enfermo presiona para seguir hablando.

– Batiburrillo de ideas o sensación de acumulación de ideas que no cesan de aparecer.

– Despiste elevada.

– Aumento importante de actividad para conseguir objetivos sociales, laborales, escolares, sexuales, etc o agitación psicomotriz.

– Excesiva implicación en actividades placenteras con posibilidad de traer consecuencias negativas. Por ejemplo: compras sin medida, indiscreciones sexuales, inversiones financieras poco inteligentes, obsesión por el deporte.

En la fase de depresión aparecen (no se deben dar todos):

– Humor deprimido la mayor parte del día. Sensación de vacío, de tristeza.

– Desinterés importante para realizar las actividades habituales.

– Pérdida o ganancia significativa de peso.

– Insomnio o hipersomnia.

– Agitación o enlentecimiento psicomotriz.

– Fatiga o falta de energía.

– Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva.

– Disminución de la capacidad de pensar, concentrarse y / o indecisión permanente.

– Ideas de muerte, ideas suicidas pero sin plan real o intento concreto para suicidarse.

¿Terapia en Centro Terapéutico Rossellón?

Para el tratamiento los medicamentos son fundamentales, ya que estabilizan el estado de ánimo. Pero sin terapia de tipo psicológico no lograremos mejorar la calidad de vida. Con la psicoterapia se pretende conseguir regularizar el control de las emociones y encontrar el funcionamiento adaptativo que normalice al máximo la vida del paciente.