La Vuelta al Cole

CTR-Vuelta al coleSe acerca el inicio de curso y para muchos niños resulta estresante volver al colegio. Es una adaptación progresiva que supone un gran esfuerzo físico y psíquico.

 

El periodo inmediatamente anterior a la incorporación a la rutina escolar puede provocar hastío, cansancio y ansiedad, a veces acompañados de conductas inestables y agresivas.

 

Es importante observar a nuestro hijo en este inicio para de esta manera poder prevenir posibles complicaciones. Algunos niños sufren el denominado síndrome de la normalidad (equivalente infantil del síndrome postvacacional adulto), que provoca hastío, cansancio y ansiedad en ellos, llegando en algunos extremos a casos depresivos.

 

A este respecto, el niño está intrigado por una serie de preguntas como “¿quién será mi próximo profesor?” “¿podré sentarme con mis amigos?” Este tipo de planteamientos provoca en el escolar un estado de ansiedad, sobre todo, si corresponde a su primera incorporación en educación primaria, o bien, si es su primer curso en un nuevo centro.

 

Algunos consejos que ayudaran a nuestros niños a incorporarse de una manera más tranquila a los nuevos retos a los que se enfrentan:

 

  • Comenzar el ritmo unos días antes (hora de cenar, acostarse,…). Establecer las rutinas con antelación al inicio de curso para que su adaptación sea progresiva.
  • Dedicar algún tiempo a escuchar al niño sin insistir con preguntas. Estar receptivos cuando el niño exteriorice sus emociones y si le cuesta exteriorizarlas observar si hay cambios de humor brusco o manifiesta síntomas de tristeza o frustración.
  • Elogia a tus hijos con frecuencia, incluso por los logros más pequeños. Comunicarnos con mensajes positivos. Decirles frases como “te va a ir bien”, quizá algunas cosas no te gusten o te cuesten, pero sé que lo vas a superar” o “mamá y papá también fueron al colegio y aquí estamos”, son frases que descomprimen de las tensiones a nuestros hijos. Por otro lado, sienten el respaldo de sus adultos de referencia a la hora de entrar a un mundo nuevo y desconocido.
  • Intenta trabajar la autonomía escolar del niño. Observa si es capaz de realizar las tareas escolares solo. No te sientes a su lado de inicio porque puedes generar un niño dependiente e inseguro. Es importante observar en la distancia las posibles dificultades que pueda manifestar el niño y si se observa algún síntoma que nos pueda poner en alerta en este caso es importante consultar con un especialista que pueda valorar al niño lo antes posible ya que en ocasiones reaccionamos tarde pensando que es un proceso madurativo y que ya se solucionará, Pero si conseguimos detectarlo a tiempo evitaremos la frustración y desmotivación del niño y que lo que puede ser un pequeño problema se convierta en una dificultad mayor.
  • Es importante escoger bien que extraescolar hará el niño. Un exceso de actividades extraescolares no garantiza una mejor evolución. Los niños necesitan tiempo para jugar.
  • Una actividad física ayuda al niño a mantener los niveles de energía y a reducir el estrés.
  • Ayúdales a estructurar la semana, de forma que existan claramente períodos de trabajo y de tiempo libre. Intenta que aprovechen al máximo el fin de semana, pero has de ser flexible, ya que inevitablemente las circunstancias y necesidades cambiarán sobre la marcha a lo largo de los días.
  • Vigila la dieta del niño. Muchas veces la ansiedad por los cambios o por lo desconocido genera necesidad de comer de manera continua.

 

Y en todo este proceso no nos olvidemos de que una actitud tranquila y positiva de los padres ayudara a los niños en que su incorporación al nuevo curso sea feliz.