La ansiedad: el miedo a tener miedo. La lateralidad y la dislexia.

475879-PGAAGA-463-min

Son muchas las personas que en la actualidad están acudiendo a consulta por problemas de ansiedad.

Personas en plena etapa de la adolescencia, o pasando por la madurez e incluso abrazando la vejez. La ansiedad afecta a todas las edades y tanto a mujeres como hombres, la ansiedad no discrimina. Tenemos que ser conscientes de cómo son de presentes los trastornos de ansiedad en nuestra sociedad y como están haciendo que cambie nuestra vida, afectando a nuestra salud mental y física.

No hace muchos días algunos famosos, como Selena Gómez o J Balvin, han decidido hablar de este trastorno y de cómo luchan para superarla y no caer en depresión, que es uno de los graves trastornos que muchas veces acompaña a la ansiedad. Pero no afecta solo a los famosos, también afecta a mucha gente anónima.

El estilo de vida muy cambiante y la exigencia hacen que cada vez aparezcan más síntomas que restan calidad en el día a día de la persona.

Los síntomas de ansiedad son muy típicos en las personas que las padecen, y pueden ir desde los psicológicos a los físicos y son muy molestos.

Lo más importante: el miedo.

A veces miedo al propio miedo. Muchas veces la persona se ve superada por su realidad, personas bloqueadas que piensan que no podrán hacer aquello que tienen que hacer. Por ejemplo, el bloqueo del estudiante que piensa que no lo conseguirá, que no podrá con todo. O aquella persona que está en un lugar de trabajo donde nota que el trabajo que se le exige es superior a su capacidad para resolverlo.

La ansiedad se desarrolla y provoca síntomas como mucha preocupación, angustia, falta de concentración, olvidos… insomnio…

La ansiedad desarrolla unos síntomas físicos: dolores de cabeza, sensación de ahogo, dolor en el pecho… El enfermo de ansiedad lo pasa muy mal porque cree que se está muriendo, es una sensación descrita como horrible.

Solo 1 de cada 10 pacientes con ansiedad recibe un tratamiento adecuado.

Lateralidad, dislexia, ansiedad…

A veces detrás de la ansiedad está la manera en que estamos interpretando la realidad, nos pasan tantas cosas y a veces de tan difícil solución, que nos quedamos pegando vueltas irremediablemente en un bucle que no sirve para nada. Solo genera más ansiedad.

Y a veces detrás de esta angustia hay dificultades no solo de carácter emocional, sino también trastornos que afectan los aprendizajes. Cuando detrás de la ansiedad hay trastornos del aprendizaje como problemas de lateralidad o dislexia, las cosas se complican.

Algunos síntomas de estos trastornos son:

  • Se pierde fluidez lectora y la comprensión de aquello que leemos.
  • Dificulta el seguir bien las conversaciones y no perder el hilo.
  • La desorganización del espacio o del tiempo, la lentitud, cosa que incrementa la inestabilidad emocional.
  • Lentitud en el tiempo de aprender algo o resolver algún trabajo, falta de reflejos a la hora de decidir.
  • Puede haber inversiones o saltarnos palabras: estos es lo que relaciona a veces la lateralidad con la dislexia.
  • A veces hemos encontrado que puede afectar en las matemáticas, sobre el cálculo o sobre el orden matemático. Aunque no siempre.
  • Perdidas de atención, por el exceso de fatiga que dan los signos.
  • Desmotivación o apatía.
  • Inhibición, inseguridad…

Lo mejor y más efectivo cuando nos encontramos así de mal, es pedir visita con un psicólogo, realizar pruebas si se sospecha de trastorno de aprendizaje o iniciar un tratamiento cognitivo-conductual, que es más eficiente hoy en día para resolver los problemas de ansiedad.

 

Emma P. Psicóloga general y logopeda.